El cuadro “Anatomía del corazón” podrás verlo actualmente en el Museo de Bellas Artes de Málaga.

Enrique Simonet y Lombardo pintó este importante cuadro de 177 x 291, sobre 1890, y correspondía al pensionado que estaba realizando en la Escuela de Bellas Artes de España en Roma.

Anatomía del corazónParece ser que se le habían pedido un estudio sobre un desnudo y él escogió este motivo, quizás recordando la “Lección de anatomía del doctor Tulp” de Rembrant, pero dándole más aire a la escena y acentuando el violento escorzo del cadáver de la joven fallecida y que descansa sobre el frio mármol de la mesa de autopsias.

Es importante recordar que nuestro artista tendría unos 24 años cuando pintó este cuadro,  por lo que forma parte de sus primeras obras.

Parece que para pintar al doctor usó como modelo a un mendigo que encontró en la calle y para la chica hizo apuntes sobre el cadáver de una joven actriz que se había suicidado por un conflicto amoroso.

Anatomía del corazón ” es una recreación de temas pictóricos de academia: el contraste entre el anciano doctor y la bella joven, la iluminación que hace destacar la figura del doctor contra el fondo oscuro de la habitación, el bodegón de botellas en la ventana o el cuenco de agua, la esponja mojada y las gotas sobre el mármol o los escalpelos sobre la mesas.

Para mi gusto el doctor es algo pequeño en comparación con la señorita, su cabeza sobre todo, si ponemos a la mujer de pie el doctor queda muy disminuido y eso que a ella la vemos en un escorzo bastante pronunciado.

Este cuadro es popularmente conocido por “¡Y tenía corazón!” titulo absolutamente inapropiado, que dudo mucho que le hiciera gracia al propio Simonet.

El título de “¡Y tenía corazón!” se basa en la historia de que la mujer muerta era una conocida prostituta que alardeaba de sus amores y sus conquistas y como consecuencia de lo cual algunas familias habían quedado rotas.

Me suena a historia posterior tan de moda en el siglo XIX, y se basan para acusarla de prostituta a su pelo largo, suelto y pelirrojo, desde luego en el cuadro se aprecia que era pelirroja natural.

En cualquier caso es peyorativo suponer que las prostitutas no tienen corazón.

Dato curioso ¿alguien se ha dado cuenta que el pie derecho de la señorita tiene solo cuatro dedos?

Se agradecerían comentarios, muchas gracias por vuestro tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies