Conozcamos la historia de este personaje que da nombre a una calle de Málaga.

La calle Ortega de Prado es paralela a la de Alonso de Aguilar, es el otro lateral de los jardines que cubren la autovía y termina en la avenida de Carlos Haya, barriada del Camino de Antequera.

calle Ortega de Prado
Calle Ortega de Prados | Ver en el MAPA.

Curiosamente hay bastantes referencias cronológicas y biográficas sobre este caballero, al parecer un capitán de las tropas del Marqués de Cádiz, que lo acompañó en la expedición que terminó con la toma de Málaga, posiblemente castellano y se cuenta, y se tiene por cierto, que era un montañero experto y muy hábil escalador.

Según las crónicas era un “noble caballero leonés”

Acciones memorables de Ortega de Prado

Se sabe que participó en 1485 en el asedio y ataque a la villa de Mijas en cuya acción, su habilidad como escalador, le permitió tender abundantes escaleras y trepar por ellas con más de treinta seguidores; eliminaron a la guardia que custodiaba las almenas e incluso acabaron con el propio alcaide.

También se le sitúa en la toma de Málaga, los documentos que dan fe del sitio de la ciudad de Málaga hacen referencia a su presencia y cuentan que facilitó el asalto al castillo de Gibralfaro por medio de sus dotes de escalador y su experiencia en esas lides.

Se comenta que al principio del asedio, él con unos cinco soldados escalaron los muros del castillo de Gibralfaro, la cita solo indica que se produjo una pelea bastante dura y si unimos una crónica con otra podemos aventurar que nuestro personaje estuvo allí.

Estas crónicas le dan por muerto en el transcurso de esa tentativa de asalto al castillo de Gibralfaro.

Pero podemos interpretar que eso no fue al comienzo de las confrontaciones, pues parece que antes de esa acción ya acometió otras con singular esfuerzo y éxito.

Cuentan que en el asedio de Málaga participó en la demolición de la torre del Puente, segunda puerta de la ciudad, allí nuestro personaje colaboró manteniendo el ataque mientras Ramírez de Madrid iba minando sus cimientos y colocando allí poderosas cargas explosivas que finalmente la hicieron volar por los aires.

Lo volvemos a encontrar en el asalto a una de las torres de la muralla de la ciudad, se apunta a la posteriormente llamada de Buenaventura, pero yo apostaría por la más exterior del arrabal de funtanalla, que tenía una fuerte torre a la altura del actual Molinillo, a duras penas salió con vida de aquel torreón que fue demolido por los propios defensores malagueños.

Algunos días más tarde atacó, junto algunos compañeros, con soldados del conde de Cifuentes, otra torre, que creyeron abandonada, cerca de las posiciones del Marqués de Cádiz. A juzgar por la posición del marqués podría ser incluso una torre del propio castillo de Gibralfaro, lo cual indica una acción tan audaz como temeraria, pero al penetrar se encontraron con una fiera defensa y un saetazo acabó con su vida.

Y a esta acción es la que puede referirse la crónica inicialmente mencionada, efectivamente nuestro personaje murió en un intento de atacar el castillo de Gibralfaro, pero no al principio como nos decían sino ya avanzado el sitio y después de algunas otras intervenciones tan notables como arriesgadas.

Y hasta aqui la historia de este personaje de la reconquista malagueña que da nombre a la calle Ortega de Prado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies