Frederic Bazille nace en Montpellier en 1841 en el seno de una familia protestante de clase acomodada, murió en 1870 con 29 años.

Frederic Bazille
Autoretrato Frederic Bazille

De muy joven Frederic Bazille , tras ver unas obras de Delacroix, se sintió tan atraído por ellas que decidió dedicarse a la pintura, su familia no se opuso pero le exigió que, al mismo tiempo, estudiase la carrera de medicina.

Aceptó el trato y en 1859 comienza sus estudios de medicina que continua en 1862 marchando a Paris, allí conoció a Renoir y quedó tan impresionado por las nuevas formas de entender la pintura que empezó a asistir a las clases del estudio de Charles Gleyre.

Al suspender en los estudios de medicina en 1864 se pudo dedicar a tiempo completo a su afición artística, sus principales amigos fueron Manet, Sisley y Monet, dada su posición acomodada Bazille les ayudó, entre otras formas facilitándoles su estudio, existe un cuadro de Bazille que certifica este hecho, se comentaba que, además del espacio, también ayudaba facilitándole materiales de pintura.

obras de Frederic Bazille

En 1870 fue enrolado en un regimiento zuavo, con motivo de la guerra Franco-Prusiana, hasta entonces había pintado una veintena de cuadros siendo sus más famosas obras “Retrato de Renoir” y un “Retrato de familia” que fue bastante criticado por los medios de comunicación.

Frederic Bazille
Retrato de familia

 

No olvidemos el divertido juego de pinturas en el que Renoir le retrata mientras él pinta su cuadro de una garza con las alas abiertas, cuadro conocido y reconocido como el del cuadro de Renoir.
 

Existen algunos cuadros en los que figuran los pintores de la época, en ellos Frederic Bazille es fácilmente reconocible por su estatura, era el más alto de todos ellos. (Fantin-Latour: el taller de Batignoles. Caillebotte: el estudio del artista)

Frederic Bazille murió en una acción de guerra en 1870, tenía 29 años y realmente nunca llegó a ser considerado un pintor impresionistas, recordemos que esta figura de expresión técnica se gestó en el año 1874, pero su dominio del color y la pincelada, el retrato de Renoir es una maravilla en este sentido con una pincelada suave y suelta, mucho más libre que la del “Retrato de familia” que es una obra clásica, le hacen merecedor de figurar, de pleno derecho, en esta lista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies