Gustave Caillebotte nació en Paris 1848 y falleció en Gennevilliers 1894 de un derrame cerebral.

La familia de Gustave Caillebotte vivía en el prestigioso Faubourg – Saint Denis, era una familia de la clase alta de Paris.

Su padre era el heredero del negocio familiar,  una empresa textil dedicada a productos militares, era también Juez del Tribunal de Comercio del Distrito del Sena.

Gustave Caillebotte fue hijo de la tercera esposa de su padre, había enviudado de las dos anteriores.

Gustave Caillebotte pintor del impresionismo
Autoretrato

En 1860 se sabe que la familia de Gustave Caillebotte adquirió una gran finca de recreo en la villa de Yerres a unos 20 kilómetros de Paris, en aquellas fechas nuestro hombre tendría unos 12 años y se supone que en aquel entorno empezó sus primeros dibujos y pinturas.

Estudia leyes y en 1870 pone ya su bufete de abogado, también ha estudiado ingeniería, pero en ese año la guerra Franco–Prusiana estalla y nuestro hombre pasa a ser miembro de la Guardia Nacional Móvil del Sena. (En principio un puesto tranquilo, pero después la cosa se complicó).

Después de la guerra Gustave Caillebotte empieza a interesarse formalmente por las artes, comienza a visitar el estudio del pintor Bonnard y él mismo empieza a pintar con una cierta seriedad y dedicación. Llega a entrar en la Escuela de Bellas Artes, pero como a muchos de nuestros personajes, le aburre y no está demasiado tiempo allí.

En 1874 muere su padre y él hereda la fortuna familiar por ser el hermano mayor y a la muerte de su madre en 1878, la reparte con sus dos hermanos (Rene y Martial) pero aun así su fortuna personal es muy importante.

En estos tiempos Caillebotte ha conocido a numerosos pintores entre ellos a Degas y Monet, con quien traba una gran amistad, conociendo el nuevo rumbo que está tomando la pintura a partir de las experiencias de nuevas técnicas.

En 1876 presenta ocho cuadros en una exposición conjunta de artistas impresionistas, exposición patrocinada y subvencionada por él mismo, entre ellos Los cepilladores de parquet, obra que fue rechazada en el Salón del año anterior tachándola de “vulgar”, ya que se consideraba que los únicos trabajadores pictóricamente aceptables podían ser campesinos o similares, por cierto estos cepilladores parece ser que eran los que estaban arreglando el suelo de su propio estudio, existen bocetos y otros cuadros con este mismo motivo.

pintor Gustave Caillebotte
“Los cepilladores de parquet”

Pero no obstante su trazo y técnica fueron del agrado de los críticos del Salón de Paris, que le auguraron un buen futuro como pintor cuando eligiera mejor los temas, esto parece que no gustó nuestro hombre que hizo lo posible por eliminar ciertos tecnicismos en su pintura y alejarse de la pintura clásica y empezar a tener veleidades impresionistas.

La pintura de Caillebotte puede incluirse en la llamada pintura realista, cuyos primeros maestros fueron Millet y Courbet, es una pintura la suya con un gran sentido fotográfico, tanto por su composición como por su encuadre, son visiones fotográficas de la realidad cotidiana, así sus pinturas sobre el nuevo puente Europa que le atrae poderosamente como ingeniero, o las vista sobre Paris y el boulevard Haussmann.

Balcon en el bulevard haussmann Caillebotte
Balcon en el bulevard haussmann

Sus pinturas reflejan su admiración por el nuevo París, en su obra “Paris bajo la lluvia” ademas del magnifico tratamiento de la lluvia y el agua en el suelo entre los adoquines lo que nos está mostrando son los nuevos edificios, las magnificas avenidas y las amplias dimensiones de las nuevas calles.

Gustave Caillebotte
París bajo la lluvia

En estas pinturas, de claro enfoque fotográfico, se observa como el dibujo supera la importancia del color, aquí se ve la influencia de su formación técnica, se siente fascinado por la geometría del nuevo puente.

Caillebotte
Puente Europa

Pero también aborda otros temas y nos ofrece un magnifico cuadro sobre una partida de cartas, o un excelente retrato de familia en el jardín, o de una dama arreglándose ante el espejo y también temas florales con alegres jardines, en su faceta más impresionista.

Gustave Caillebotte
Jugadores de cartas

Pero además de ser un excelente pintor, algunos no lo reconocen como impresionista por su pintura excesivamente realista, quizás más próxima a la de Manet o Degas, Caillebotte fue el mecenas de los impresionistas, ayudándoles economicamente, apoyándoles y comprándoles sus cuadros cuando estaban en estado de necesidad, incluso financiando exposiciones a favor de sus amigos.

A su muerte donó casi 70 cuadros de estos amigos al estado francés con la condición de que fueran expuestos en el Louvre o en el Luxemburgo, lo cual fue inicialmente rechazado, en aquella época estaba en plena ebullición la lucha entre los academicistas y las nuevas tendencias pictóricas, pero finalmente, tras arduas negociaciones por parte de Renoir, nombrado albacea de Caillebotte, 38 de esas pinturas son expuestas en el Luxemburgo, siendo la primera vez que se exponen oficialmente obras de autores impresionistas, las veintitantas restantes son finalmente reclamadas por la viuda de un hermano de Gustave Caillebotte y acaban vendiéndose de forma particular.

Por el cuadro “Hombre en el balcón, boulevard Haussman” se pagó en el año 2000 14,3 millones de dólares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies