Portada » El Impresionismo

El Impresionismo

El impresionismo como fenómeno cultural

El Impresionimo

El Impresionismo es un movimiento artístico surgido en Francia a mediados del siglo XIX en el campo de la pintura.

El Impresionismo tomó este nombre, bastante posteriormente, a partir del comentario despectivo de un crítico de arte sobre una obra de Monet, pero antes de entrar en materia echemos una ojeada a ese momento de la Historia.

La Francia de aquellos momentos.

Reinaba Napoleón III y se acometían muy importantes obras en el Paris de la época.

Con el nombramiento del Barón Haussmann como cabeza dirigente, se eliminan  todas las pequeñas, anárquicas y arbitrarias edificaciones que formaban el desordenado y medieval centro de la ciudad y se abren anchos bulevares con magníficos edificios, grandes plazas y hermosos jardines, se construyen las nuevas estaciones de ferrocarril y un nuevo sistema de alcantarillado. Se asiste a una muy importante renovación ciudadana iniciada en 1852, un nuevo París se está formando, es más moderno, más rico y más lujoso.

Pero pronto surge un gran problema que paralizó las obras: la guerra Franco―Prusiana. En 1870 Francia declara la guerra a Prusia y ésta amenaza con invadir el suelo francés, el ejército francés, más numeroso pero técnicamente peor equipado, se enfrenta al prusiano y tras varios combates pierde definitivamente la guerra en la batalla de Sedan, en la que Napoleón III es tomado prisionero. Cuando la noticia llega a París se nombra la III República, algo muy anárquico y difuso, periodo conocido como la Comuna de Paris, que no reconoció la derrota francesa, y por lo tanto el ejército prusiano del canciller Bismark siguió avanzando hacia París llegando a sitiarlo y a tomarlo.

Finalmente el gobierno republicano francés se ve obligado a firmar la rendición total de Francia, entregando las regiones de Alsacia y Lorena al nuevo imperio Germánico (la unión de Prusia y Baviera), asumiendo una serie de condiciones militares impuestas por los vencedores y el pago de unas importantes cantidades en concepto de indemnizaciones. Con estos actos  nace, por otra parte, el Imperio Germánico, de hecho Guillermo I, fue nombrado en Versalles como el nuevo emperador (káiser) del Imperio Germánico, todo ello agudizó la enemistad entre franceses y alemanes

Para Francia en general y la pintura en particular fueron tiempos terribles, además de las muertes en los campos de batalla, (los franceses, según las fuentes más benignas, tuvieron 17.000 bajas entre muertos o heridos y 21.000 fueron tomados prisioneros, mientras que las fuerzas prusianas tuvieron 9.000 bajas entre muertos y heridos y 700 fueron hechos prisioneros) le siguieron las habituales secuelas de las guerras: una posguerra de terribles secuelas en París. La Comuna organizó una represión de los movimientos populares con terribles resultados, se cuenta que tuvo aún más muertos que en la propia guerra; una gran zona de París fue devastada por enfrentamientos, incendios y demoliciones, y como consecuencia el deterioro del tejido productivo, tanto en el propio París como en las ciudades afectadas por la invasión prusiana y  la destrucción de sus equipamientos, se entró en una época de grandes dificultades a todos los niveles.

Todo eso produjo hambrunas, enfermedades y tristezas, habían sido solo dos años, dos años terribles, pues a las desgracias apuntadas cabe añadir, debido a las causas citadas, un desplome de la economía francesa de carácter catastrófico y que mantuvo la situación de penuria general durante varios años más. Era difícil sobrevivir en la Francia de la posguerra.