Portada » Gladiadores después del combate – Moreno Carbonero

Gladiadores después del combate – Moreno Carbonero

«Gladiadores después del combate», conocido también por «La meta sudante».

Actualmente en el Museo de Bellas Artes de Málaga

Cuadro pintado por José Moreno Carbonero en 1880, con 20 años, y que corresponde a una beca de estudio en la Escuela Española de Bellas Artes de Roma subvencionada por su propio padre, ya que le fue denegada la solicitud oficial.

Es un cuadro importante de 296 x 300  y representa a dos supuestos gladiadores, se identifican como tal a través de la indumentaria del que está de pie y de un casco, suponemos que es el suyo, que aparece en la parte inferior a la derecha, advierto ciertos errores en la representación del casco, la visera calada por la que podía ver debe estar en posición casi vertical, para que la cabeza entre dentro del casco, tal como está pintada no parece que eso sea posible, la cimera debe quedar en lo alto de la cabeza, en ese casco estaría en la coronilla, pero en cualquier caso es una magnifica representación de un casco de gladiador. El otro personaje se supone que es también gladiador, pero que ese día no trabajaba.

la meta sudante

la meta sudante

Da la impresión de que no hablan, solo se miran.

El que está de pie se nota que acaba de luchar y es una figura de clara influencia griega, aún está con parte de su ropaje de gladiador, se ha deshecho del casco, del escudo y  de la manica (protección del brazo derecho), aparentemente es un murmillón, con su casco característico y la fuerte protección de su pierna izquierda, en su brazo derecho se puede apreciar una especie de erosión causada por la protección de bronce que había llevado durante el combate.

El casco debía estar coronado con la reglamentaria forma de un pez, de hecho el nombre le viene por un tipo de pez “murmo” muy habitual en aquellos tiempos, pero no parece que tenga esa forma, y está adornado con laureles símbolo de su victoria en el combate, debajo de él se ve un rama de palma y la espada, el gladio, que ha utilizado en la lucha, a este gladio le falta una toma de luz, le habría venido bien, teóricamente no tiene motivos para esa oscuridad, falta el gran escudo cuadrado y curvo, el de los legionarios, que debería llevar en su brazo izquierdo.

Me suena que es raro que a un gladiador le otorgaran esas distinciones en la misma arena, el que ganaba saludaba, recibía los aplausos de los espectadores y se iba vivo y tranquilo a curarse, asearse y descansar, el perdedor también podía irse, si quedaba vivo, por su propio pie o en carretilla, a que le recosieran las heridas.

El que está sentado es una figura de clara inspiración romana, lo primero que notamos es que su pierna izquierda es notoriamente más larga que la del gladiador de pie, lo que nos lleva a pensar que ese personaje es notablemente más alto o que Moreno Carbonero no prestó atención a ese detalle.

La pierna derecha doblada presentas unas cuantas varices y es notable como el pintor ha recreado la presión del dedo del pie contra el suelo, parece claro que estaba copiando del natural.

Es un caso típico de un cuadro de “pensionado”: tema clásico, composición muy medida, pintura equilibrada y exquisito cuidado en los detalles y siempre con algún detalle especialmente “artístico”, en este caso especial atención a la mano izquierda mojada y goteando del gladiador de pie, la sutil erosión del brazo derecho por la protección que llevó o el dedo gordo del pie derecho del que está sentado que blanquea por la presión contra el suelo, sin olvidar el propio casco del gladiador que es todo un prodigio de detalles.

La inscripción que se encuentra sobre el intradós del pilar dice exactamente (A. SVETTI CERTI // AEDILIS FAMILIA GLADIATORIA // PVGNABIT POMPEIS PR. K. IUNIAS // VENATIO ET VELA // ERVNT) y se traduce de la siguiente forma: «La compañía de gladiadores del edil A. Suetio Certo combatirá en Pompeya el 31 de mayo. Habrá cacería de fieras y toldos. Se hará».​ Esta es la promoción real de un espectáculo que fue encontrada en una de las paredes de Pompeya,

El cuadro también es llamado “La meta sudante” particularmente no sé si ese nombre se lo puso el propio Moreno Carbonero, apostaría que no, o algún otro personaje, es una referencia un tanto exagerada y pretenciosa.

Los gladiadores están ante una fuente y aparentemente el que acaba de salir del circo está refrescándose y limpiándose de arena, sudor y sangre, pues bien, es cierto que  el emperador Domiciano, hijo de Vespasiano constructor del Coliseo, mandó construir  una edificación justo al lado del Coliseo, llamada Ludus Magna que era la residencia de los gladiadores, en ella se incluía una enorme fuente que parece ser que tenía esa misión, era una fuente circular de casi dieciséis metros de diámetro, hoy día desaparecida pero se han encontrado sus cimientos y quizás la restauren. Los romanos le pusieron el mote de “meta sudans” (la meta sudante) porque en el centro tenía una especie de monolito de bronce que recordaba el que marcaba la meta del Circo Romano y este monolito tenia miles de pequeños agujeros por los que manaba el agua que alimentaba la fuente, desde luego nada que ver con el fondo de este cuadro, lo que aquí se ve es una especie de pileta que nada tiene que ver con la fuente de Domiciano, alguien quiso lucirse y presumir de culturilla.

Esa construcción que aparece a la izquierda es la llamada Ludus Magna, restos una enorme residencia y escuela de gladiadores construida por Domiciano, la superficie circular que se ve podría ser una pista de entrenamientos, pero coincide que tiene un diámetro de unos 16 metros, es decir las dimensiones que se han dado sobre la famosa fuente, en cualquier caso era en esta construcción donde es propio que existiera una instalación de agua corriente al servicio de los gladiadores: la meta sudans.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *