Miguel Ángel Buonarroti (Caprese 1475 ― Roma 1564)

Miguel Ángel fue escultor, pintor, arquitecto, poeta e incluso realizó trabajos de arqueología en la excavaciones romanas por encargo del papa León X.

Realmente él se consideraba un escultor.

La categoría social de escultor era muy importante, los escultores eran considerados artistas y su nivel social estaba muy por encima de los pintores, por eso Miguel Ángel tuvo ciertas reticencias a pintar, para él era degradante.

Solo lo consintió cuando el propio Papa Julio II le obligó a ello, y así se introdujo, casi en contra de su voluntad, en el mundo de la pintura. Es evidente que conocía el tema, no en vano había sido discípulo de Ghirlandaio.

La pintura que practicó fue casi siempre al temple, pero en el Tondo Doni emplea oleo en algunas partes.

Cuadros de Miguel Angel
Tondo Doni

Esculpe “La Pietá”.

En 1497 el cardenal  Bilhères de Lagraulas le encarga una Piedad que debía figurar en su mausoleo en la capilla de Santa Petronila de la antigua basílica de San Pedro, es sabido que dicha obra pasó posteriormente a la nueva basílica que Bramante estaba construyendo en Roma.

Como curiosidad esta obra es la única que Miguel Angel firmó, su nombre aparece en la cinta que cruza el pecho de la virgen

Escultura Miguel Angel
La Piedad

Crea el David.

En 1501, muerto Savonarola, Miguel Angel regresa a Florencia entonces gobernada por un gonfaloniere que encarga a nuestro hombre un estatua cualquiera, con la idea de recuperar un gran bloque de mármol ya empezado por otro escultor y con la idea de “hacer algo” para recuperar el material. Miguel Angel esculpe en ese bloque una de sus más conocidas obras, el David, tres años le costó terminarlo.

EL David de Miguel Angel
EL David de Miguel Angel

Finalmente la Capilla Sixtina.

Entre marzo y abril de 1508, el artista recibió de Julio II el encargo de decorar la bóveda de la Capilla Sixtina; finalmente, y tras agrias discusiones,  él no quería ser considerado pintor, por el mes de mayo o junio aceptó el trabajo que concluyó cuatro años más tarde, trabajando en solitario y aprendiendo mientras trabajaba, pues Miguel Angel nunca antes había utilizado la técnica del fresco y es fama que todo el trabajo lo hizo en solitario.

Miguel Angel
Boveda de la Capilla Sixtina

En todas sus obras tanto escultóricas como pictóricas se destaca la compleja composición de sus personajes, la fuerza de sus expresiones, sus excesos posturales y la vigorosidad de su ejecución, la plasmación pictórica de sus figuras esculturales.

Miguel Angel
Juicio final 

Las peculiares características de su pintura fueron fundamentales a la hora de la aparición del manierismo, del que hablaremos después.

En los últimos veinte años de su vida, Miguel Ángel se dedicó sobre todo a trabajos de arquitectura: dirigió las obras de la Biblioteca Laurenziana de Florencia y, en Roma, la remodelación de la plaza del Capitolio, la capilla Sforza de Santa María Mayor, la finalización del palacio Farnese y, sobre todo, la finalización de la basílica de San Pedro del Vaticano.

El proyecto de la basílica vaticana, en el que trabajó durante los últimos años de su vida, lo hizo respetando los planos iniciales de  Bramante, con una estructura de cruz griega y la gran cúpula. Esa cúpula fue quizás el último gran esfuerzo arquitectónico de Miguel Ángel

Murió en Roma en 1564, antes de ver acabada su obra, a la edad de ochenta y ocho años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies