Portada » Pintura Española del Siglo XIX

Pintura Española del Siglo XIX

Introducción al Siglo XIX.

El siglo XIX, mientras las corrientes europeas derivaban hacia movimientos artísticos rompedores con las tendencias existentes: los impresionistas en Francia o el romanticismo románico de Alemania, en España se extiende una larga lista de pintores de excelente factura y de un marcado amor hacia la pintura clásica.

No es desdeñable la influencia de Ingres a través de su discípulo, amigo y protegido Madrazo.
Existen varias tendencias pero todas ellas tienen un factor común, un realismo que va mas allá de lo puramente pictórico,

está en la linea del ya mencionado Ingres, pero también de David, Delacroix, e incluso de los pintores ingleses como Hogart, Turner o Constable.

Esta pintura española del siglo XIX es fundamentalmente histórica, con notables excepciones, ya que se cultiva también, y con exquisita precisión, el retrato y el costumbrismo, e incluso a veces, una cierta carga de pintura social del momento.

Como ámbito general se puede hablar de que la calificada como pintura española del siglo XIX comienza con Goya, sus retratos y sus pinturas históricas sobre el 2 de Mayo en Madrid, pinturas que exaltan y denuncian los hechos y a sus autores.
Se puede afirmar que en España se presenta una línea pictórica con una clara tendencia neoclasicista, muy elaborada, muy cercana a un realismo que quiere reflejar con absoluta veracidad.

Casi todos los artistas pasan por un periodo de pensionado y casi todos recalan en Roma, al amparo de la Academia Española de Bellas Artes, fundada en 1873, los pensionados tiene la obligación de enviar periódicamente a sus mantenedores cuadros de la mejor factura y eso permita la aparición de excelentes cuadros de grandes dimensiones y depurada técnica.